¿Qué es el Linkbuilding?

¿Qué es el Linkbuilding?

Partiremos de la definición de enlace, pues el linkbuilding, como su nombre indica, es la construcción de enlaces.

Así pues, un enlace es un vínculo que une dos URL’s.

El enlace consta de un texto ancla (anchor text) que al pulsar sobre él, nos redirige hacia otra página (ya sea dentro o fuera del sitio web). En este caso nos centraremos en los enlaces externos.

En el episodio 6 titulado Arquitectura de la Información, hablábamos del interlinking o enlazado interno y el reparto de autoridad dentro de un sitio web a través del uso de enlaces internos.

Entonces, ya tenemos claro este término. Pero lo que tenemos que tener en cuenta también es su importancia. Aunque hay SEO’s que han demostrado a través de experimentos, que es posible posicionar un sitio sin ningún tipo de enlaces. No olvidemos que es un factor muy importante hoy en día. Tened en cuenta que Internet no es otra cosa que una gran red hecha a partir de enlaces y sin esos enlaces, no existiría tal y como la conocemos.

Orígenes del Linkbuilding

El origen de los enlaces es anterior incluso a la aparición de Google. En los albores de Internet, allá por los 90, hacen su aparición directorios como Altavista, Terra y Yahoo.

Aquellos sitios que querían aparecer en dichos directorios, tenían que solicitarlo de forma manual. No existía ningún algoritmo que hiciese que tu página apareciese en los mismos.

Además si mal no recuerdo, el orden de aparición era alfabético, con lo que era importante que los textos ancla estuviesen lo más próximos a la “A” y eso era prácticamente lo único que influía.

No fue hasta 1998 cuando aparece Google con su algoritmo Page Rank. Su objetivo era clasificar las diferentes páginas web según su Importancia. Dicha importancia estaba basada en el número de enlaces que recibía un sitio.

A mayor número de enlaces, mayor importancia y, por lo tanto, mayor page rank. Y a mayor page rank, mejor posicionamiento.

Ese fue el nacimiento del linkbuilding y con él, el de la compra venta de enlaces.

Así pues, en aquel entonces, las acciones para obtener un buen posicionamiento consistía básicamente en montar granjas de blogs, prácticamente carentes de contenido, donde en cada uno de ellos aparecía el mismo artículo, con anchor texts exactos. Esos enlaces se ubicaban en los footers y/o en las barras laterales, generándose así una auténtica salvajada de links replicados.

También se adquirían enlaces en directorios de cualquier tipo. Lo único que importaba era conseguir cuantos más enlaces fueran posibles y cuánto más baratos, mejor. Pero esto ya no es así.

Cambios en la estrategia del Linkbuilding

Google no tardó en percatarse de la jugada y fue entonces cuando tuvo claro hacia dónde debía dirigir sus pasos. El objetivo no era otro que satisfacer de la mejor forma posible, las búsquedas de los usuarios. Pero para ello se tenía que enfrentar a un reto para el cuál aún no había la suficiente tecnología: Entender los contenidos. O lo que es lo mismo, entender el lenguaje humano.

Aunque ese era el objetivo, mientras tanto, google empezó a lanzar nuevos algoritmos. Uno de los más significativos fue Panda, allá por el 2011. Aunque este algoritmo no tuvo gran repercusión en el linkbuilding, fue un primer paso a la hora de catalogar los sitios en base a la calidad de sus contenidos.

Un año después hace su entrada en escena Penguin. Este sí que fue un hito a tener en cuenta a la hora de trabajar el linkbuilding, ya que uno de sus objetivos primordiales fue luchar contra el spam y los enlaces de baja calidad.

Peguin trataba de detectar patrones automatizados de generación de enlaces, penalizando severamente este tipo de técnicas, que van claramente en contra del posicionamiento en base a la calidad de los resultados de búsquedas.

Muchas páginas posicionadas gracias a técnicas de enlaces automáticos, prácticamente desaparecieron de la SERP cuando el pingüino hizo su aparición en escena.

De este modo comenzó una revolución en las estrategias de linkbuilding. Había que “engañar” a google para hacerle creer que nuestros enlaces son fruto de la importancia de nuestros sitios web y no al revés.

Esto lo que ha ocasionado es que los sitios de gran relevancia (con un Domain Authority alto) han marcado unos precios elevados, al tiempo que se ven obligados a incluir enlaces sólo en el caso de guardar cierta relación con el contenido de la página destino.

Pero no pongamos el panorama tan negro. Hoy en día sigue siendo posible conseguir enlaces por un coste muy reducido y, en algunos casos gratuitamente, siempre que aportemos valor mediante artículos de interés.

Tipos de enlaces

Hay básicamente dos tipos de enlaces atendiendo al reparto de autoridad: Follow y No follow. Mientras que los primeros, transfieren parte de su autoridad al sitio de destino, los segundos “supuestamente” no lo hacen.

En el mes de septiembre de 2019, google apuesta por una subcategorización de los No follow, dividiéndolos en UGC y Sponsored, como ya hablamos en episodios anteriores. Esto no ha dejado indiferente a la comunidad SEO y cada uno ya ha tomado debida nota y sus propias decisiones en lo referente a cómo clasificar sus enlaces.

Básicamente y para concluir, usamos enlaces Follow en aquellos enlaces que claramente apuntan a sitios con contenido relacionado. Es decir, donde es “natural” que pudieran aparecer.

Usamos no follow en aquellos que “cantan por soleares” para evitar posibles penalizaciones.

En busca de la calidad del enlace

Pues aquí está el truco: más vale calidad que cantidad. Pero ¿cómo podemos determinar la calidad de un enlace?

Como dijimos antes:

  • Deben proceder de webs con temática similar a la nuestra.
  • También pueden proceder de sitios de gran autoridad como medios de comunicación de ámbito nacional, entidades gubernamentales como ayuntamientos, consejerías o centros de formación.
  • Los enlaces de blogs temáticos de gran relevancia (con un Domain Authority elevado)

La calidad también va a influir en diferentes aspectos como son los anchor texts. Existen diferentes tipologías:

Keyword exacta

Emplean nuestra palabra clave exacta sin más contenido. Son muy potentes.

Sinónimos

Utilizan campos semánticos relacionados con la keyword exacta que queremos posicionar. De esa forma le proporcionaremos una mayor relevancia a la keyword principal, al tiempo que también posicionamos sus sinónimos.

De marca

Son anchor text que utilizan el nombre de tu marca y el de tu web. Generan relevancia de marca. Normalmente reservaremos este tipo de anchors para los links que menos autoridad tengan

Crear una web que atraiga clientes. Linkbuilding

Naturales o neutros

Son los que enlazan con textos aleatorios y naturales tipo , BlogPulsa Aquí, etcétera.

De marca + keyword

Son una combinación de marca y de la keyword a posicionar. Tienen cierta naturalidad por contener marca y además le dan relación a tu keyword principal con lo cual consigues relevancia sin sobre optimizar en exceso.

Long Tail

Será nuestra keyword principal con variaciones. De este modo conseguiremos reforzarla al incluirla dentro de ese anchor, pero no lo sobre optimizaremos tanto como si lo pusiéramos directamente. Del mismo modo nos servirá para reforzar las long tail que podamos trabajar. A nuestro parecer es la más importante. A mayor densidad (o longitud del anchor text) mayor autoridad transferirá.

 

En próximos podcasts hablaremos sobre cómo se establece una campaña de linkbuiding (porque esto es toda una ciencia) y sobre cómo conseguir enlaces de calidad para impulsar a tope nuestro posicionamiento.

Mientras tanto puedes escuchar este post comentado en las principales plataformas de Podcasting y hacernos llegar tus dudas o comentarios a la web.

Éste y todos nuestros posts los comentamos en las principales plataformas de podcasting. No te los pierdas.

Deja un comentario