Arquitectura de la Información

Ya hemos dado unos cuantos pasos muy importantes y, poco a poco, vamos descubriendo aspectos hasta la fecha desconocidos por la mayoría de mortales, cuya necesidad no es otra que poder conseguir incrementar la cartera de clientes a través de su web de empresa.

Hemos visto cómo el primer paso a dar debe de ser conocer bien el negocio y enfocarlo desde el punto de vista del cliente final.

Antes, incluso, llegamos a descubrir cómo funciona Google.

Seguidamente vimos cómo extraer aquellos términos que usan los clientes para localizar empresas como la vuestra. Y luego hemos dado unas pinceladas acerca de dónde hemos de emplear dichas palabras o keywords para conseguir  que google nos tenga en cuenta a la hora de incluirnos dentro de sus resultados.

Imagen de arquitectura de la informacion

Si os habéis perdido algo de esto, deberíais leer nuestros posts anteriores. De esta forma hilaréis mejor todo lo que viene a continuación.

Sin más, vamos a entrar ya en materia.

El post de hoy se titula La Arquitectura de la Información.

Primero que nada vamos a ver qué se entiende por arquitectura de la información.

¿Qué es la Arquitectura de la Información de una Web?

Esto que suena tan pomposo, no es otra cosa que la forma como vamos a distribuir la información dentro de nuestro sitio web. Es decir, cómo vamos a estructurar las diferentes páginas y cómo vamos a enlazar los contenidos entre sí para que, tanto el usuario, como el robot de google, sean capaces de:

  • Hacerse una idea de cómo está distribuida dicha información sin perderse en el camino.
  • Navegar por el sitio de forma fácil e intuitiva.
  • Entender el contexto de todo el contenido y disponer de una visión a cerca de la temática del sitio.


¿Por qué es tan importante una buena arquitectura de la información?

Siempre hemos dicho que el análisis de palabras clave es la base de la estrategia SEO. Siguiendo el símil de la construcción, serían como los cimientos. Bueno pues entonces, la arquitectura de la información conformaría toda la estructura del edificio. Las plantas, la distribución de las viviendas, las escaleras, los huecos de los ascensores y la forma en que los distintos rellanos unen las viviendas y les dan salida al patio.

Volviendo al terreno del SEO, consiste en lo que ya apuntábamos anteriormente: los menús, la jerarquía de páginas, los enlaces internos, etc…

Pero antes de entrar en harina vamos a exponer los factores que se ven más afectados por la arquitectura de la información:

– Afecta a la experiencia de los usuarios.

Queremos que aquellas personas que entren en tu web, encuentren de forma sencilla aquello que vinieron a buscar. También deseamos que descubran otros aspectos relevantes de tu sitio, lo que ocasionará que el tiempo de navegación sea superior. .

– Incide en el Rastreo.

Si recordáis el episodio 1, en el que comentábamos cómo funcionaba google, comentábamos que una de las primeras tareas era el rastreo. Es decir, el descubrimiento de nuestras páginas.

Con una buena arquitectura (que luego veremos en qué consiste), lograremos que el crawler recorra todo nuestro sitio (o al menos aquellas páginas que más nos interesan) en el menor tiempo posible, sin que agote su presupuesto (time budget).

– Influye en la Indexación al robot de google.

Nuevamente retornamos al episodio 1. Tras el rastreo viene la indexación. Decíamos que la indexación permite a google entender de qué va la página y cómo está estructurada. Bueno, pues si la arquitectura está bien diseñada, cuando nuestra página aparezca en la SERP, tendrá un aspecto atractivo, mostrando las seis secciones de mayor autoridad de la página.

Parece fácil verdad? Pues no lo es… bueno difícil tampoco es, pero hay que emplear dos herramientas imprescindibles:

Sentido Común y Paciencia.

Además, hay que considerar una serie de criterios que trataremos de dejaros claros a lo largo de este capítulo.

 

¿Cómo diseñar una arquitectura de la información orientada a SEO?

Como viene siendo tónica habitual en la estrategia SEO, no hay una fórmula magistral que haga que todo funcione. Cada caso es diferente. Incluso, en dos casos prácticamente iguales, haciendo lo mismo, se obtienen resultados diferentes.

Así pues, aquí vamos a dar una serie de consejos o tips que pueden daros pistas sobre si vuestras webs tienen una estructura más o menos adecuada. Además, si estáis en proceso de desarrollo de una nueva web, podréis hablar de tú a tú con la agencia que os la vaya a hacer.

–  Lo más importante, arriba.

Como el crawler empieza de arriba a abajo, no te la juegues. Tanto para la estructura del sitio web  a nivel de jerarquías de páginas como de contenidos, los aspectos más importantes deberán ir siempre a nivel superior.

A los usuarios nos pasa lo mismo. Cuando leemos la prensa, nos quedamos con los titulares y empezamos a leer la noticia. Si luego decidimos no acabar de leerla y pasamos a otra, al menos nos hemos quedado con los dos primeros párrafos.

–  Usa estructuras sencillas.

No generes estructuras complejas con gran número de niveles. Hemos de intentar que todo quede a un máximo de 3 clics de la home.

Menos es más. El usuario tiene poco tiempo y en un vistazo debe de hacerse una clara idea de la estructura. El robot lo mismo.

Existe una arquitectura llamada SILO que, cuando los contenidos son extensos (aunque se puede extender a un gran número de circunstancias), ayuda a la simplificación y a la agrupación de contenidos similares. En este caso, la ley principal dicta que no pueden existir enlaces entre elementos de diferentes silos.

No obstante, normalmente, para sitios pequeños, lo mejor es una estructura lineal, donde es más fácil distribuir autoridad. Seguidamente, os invito a ver el que para mí es el mejor vídeo sobre la gestión del interlinking.

Consiste básicamente en crear una jerarquía lógica en los menús. Por ejemplo: mecanizado y dentro de mecanizado: torno, fresa, multitarea….

Las ventajas obtenidas son:

  • Sencillez y estructura lógica.
  • Posibilidad de acortar las URL’s.
  • Forzamos al robot a viajar por donde queremos (por lo que no es aconsejable el uso de enlaces “dofollow” entre las diferentes categorías).

–  Crea una  estructura de enlaces internos lo más intuitiva posible.

Otra forma de ayudar a usuarios y robots son los enlazados internos o interlinking. La propia naturaleza de Internet parte de textos enlazados entre sí. Pues eso es lo que hemos de hacer.

Si estamos hablando de mecanizado y hacemos una mención al mecanizado tras la soldadura, es normal que dispongamos de un enlace que nos conduzca a dicha página. De esta forma el usuario podrá viajar hacia la página de soldadura, donde encontrará la información relativa a ese término.

Además de la ayuda a la navegación del usuario y al robot, los enlaces ayudan a repartir la autoridad del sitio. O lo que es lo mismo, a indicar qué páginas son las más relevantes de nuestro sitio web.

A continuación os invito a ver el que para mí es el mejor vídeo explicativo sobre el interlinking o gestión de enlaces.

–  Genera agrupaciones de contenidos.

Posiblemente te sonará el término CLUSTER de otros ámbitos de los negocios. Aquí también lo usamos. No vamos a ser menos.

Si es posible, la agrupación de páginas por categorías similares, facilitarán al usuario localizar lo que le interesa, al tiempo que ofrecerle más información relacionada.

En los e-commerce esto es el llamado cross-selling. Si compras un móvil, te ofrece también artículos relacionados como las fundas, auriculares, etc….

Aunque esto es sólo un apunte sobre un tema más que denso, esperamos haberte podido ayudar en lo relacionado con la Arquitectura de la Información.

También nos encantará que contactes con nosotros para plantearnos tus dudas y temas que quieras que tratemos en futuros posts y podcasts. Sigue navegando por nuestra página y descubre cómo podemos ayudarte a conseguir más clientes.

Este y todos nuestros posts los comentamos en las principales plataformas de podcasting. No te los pierdas.

Deja un comentario