5 Consejos para elegir la empresa de desarrollo de tu Web

Desde el comienzo de nuestro podcast, hemos hablado de desarrollo web, de seo, de herramientas, etc.

También te hemos explicado en detalle las diferentes etapas que conlleva un proyecto de desarrollo web.

Creemos que te hemos dado mucha información, pero cuando finalmente te decides a poner en marcha la página web para tu empresa, es cuando necesitarás tener en mente todo lo que hemos comentado hasta ahora.

Pero para ayudarte un poco más, queremos darte 5 consejos para que no te equivoques a la hora de escoger la empresa que desarrollará tu página web.

Pero primero, el consejo 0: Usa el sentido común. A partir de aquí, cuando hables con una agencia de desarrollo web, sabrás que es tu agencia si:

Hablan tu idioma.

Deberán ponerse a tu nivel. Desconfía si de cada cinco palabras sólo entiendes 2. Incluso si tan solo una de las palabras no la entiendes.

Su obligación es explicártelo todo. Sin entrar en aspectos técnicos, deberán exponerte el proyecto. Deberán hacerte entender cuáles son las etapas del proyecto, qué van a necesitar de ti, de qué se van a encargar ellos y qué es lo que queda excluido del presupuesto.

Parece obvio, ¿verdad?. Pues no lo es tanto. Una agencia que se preste, deberá exponerte este aspecto, además deberá asegurarse de que lo has comprendido. Un buen profesional evitará problemas con su cliente. Aún sin mala intención, sabe que tú no eres un experto, que hay cosas que desconoces y que son necesarias para que el proyecto sea un éxito.

Por lo tanto, como decía al principio, deberá ponerse a tu nivel y plantearte que vas a necesitar una serie de elementos, como son contenidos de calidad, fotografías en condiciones, etc… y que eso costará un dinero.

Por ejemplo, un vídeo corporativo es algo que ayuda mucho a la conversión. También el hecho de asociarte a organizaciones de relevancia dentro de tu sector o la contratación de notas de prensa, son acciones que cuestan dinero.

Todo esto hay que explicarlo a priori y no esperar a tener firmado el proyecto, para luego excusarse con que faltan “cosas” para que la web funcione. Si lo hace por miedo a que el cliente no le acepte la oferta, le estará haciendo un flaco favor. Si el cliente no te lo acepta es o bien porque no se lo has explicado bien o sencillamente porque no es tu cliente

Además, si tu proyecto no lo tienen claro, serán los primeros en retirarse.

Son especialistas en posicionamiento.

Es muy común que los comerciales te digan lo que quieres oír. Pero si con quien hablas no saca a relucir que lo más importante es el posicionamiento, esa no es tu agencia.

Ten en cuenta que vas a invertir tiempo y dinero. Que una web es la principal herramienta para atraer nuevos clientes a tu negocio. Sobre todo aquellos clientes que ni siquiera sabes que existen.

Pues creo que con esto está todo dicho.

En el día de ayer, trabajando con uno de nuestros clientes, nos planteaba una serie de correcciones sobre los textos de una de las páginas. En concreto nos hablaba de una terminología que sólo gastan ellos. No es ni siquiera terminología de su sector y que la tienen a gala en su Empresa.

Ante ese argumento, le planteamos la realidad. Que si lo que quiere es que la página le guste a su equipo, nosotros estábamos de más. Que si por contra, lo que quiere es que el proyecto funcione, es decir ATRAIGA CLIENTES, hay que dar un giro en sus planteamientos.

Además, otro aspecto que juega en contra es el coste. Desarrollar una web y desarrollar una web para que se posicione, no tiene nada que ver. Es como hablar de un patinete y de un coche. Ambos te llevan, pero nada tienen que ver. ¿O a caso usarías un patinete para ir a recoger al aeropuerto a un cliente que viene a visitar tu empresa?

El importe de una web para posicionar en buscadores puede costar como 4 veces una web “de escaparate”. Y además conlleva una inversión en mantenimiento, hasta que logra posicionarse.

En el punto anterior ya dejamos caer algo sobre esto cuando comentábamos lo de las asociaciones o notas de prensa. Esto es link building. Y cuesta diner

 Se interesan por saber de tu negocio.

…y seguimos hablando de SEO.

Una agencia de desarrollo web, cuyo objetivo sea ayudarte a posicionar la página y no únicamente a montar un “escaparate” tiene que interesarse por conocer tu negocio.

En el episodio 4 de la primera temporada, titulado “estrategia de negocio” comentamos la importancia de conocer, no sólo al cliente que te está encargando la página web, si no también al cliente final.

Si somos capaces de llegar a identificar al usuario tipo (buyer persona), descubriremos cómo se mueve por la red, qué términos emplea en sus búsquedas y, por lo tanto, podremos atraerlo hacia nuestro sitio web y ofrecerle exactamente lo que está buscando.

 Te plantean alternativas.

Cuántas veces habremos repetido que el SEO no es algo que se pueda garantizar. Que es algo que depende, no sólo de lo que nosotros hagamos, sino de lo que haga Google, de lo que haga nuestra Competencia y de las tendencias en materia de intención de búsqueda.

Así pues, sólo podemos influir a priori en una cuarta parte de los factores de posicionamiento. Por lo que siempre habrá que plantear un plan B, un Plan C…

Esto además te lo deberán de dejar claro. Al igual que esto del SEO no es instantáneo. Por ello existen alternativas.

Una conlleva coste. Es el PPC o Pay Per Click. Dicho de otro modo, anunciarse en Google. De esta forma conseguirás desde el primer día estar en los primeros lugares de la primera página. Mientras, iremos corrigiendo aspectos de SEO técnico y de contenidos, hasta lograr que aparezcas en 1ª página. También es un buen método para evitar el “clic del mono”. Aunque esto pueda costarte dinero. Luego se verá si sale rentable o no…

Otras alternativas consisten en acciones de link building, generación de más contenidos, entre los más obvios.

 Se ofrecen a enseñarte.

Quien hace gala de profesionalidad nada tiene que temer. El hecho de ir con las cartas cara arriba, de mostrar los diferentes pasos que se dan, de explicar cómo se va a proceder, ya está dándote garantías de transparencia.

Nadie que se precie de buen profesional tiene interés en hacer clientes cautivos. Debe de, incluso entregar los estudios previos al desarrollo de la web. Al fin y al cabo, los has pagado. Además, es mejor que cuenten contigo como un colaborador, que como un proveedor a quien no hay más remedio que recurrir.

¿Qué hay de malo en explicar a un cliente cómo redactar un post? Nada en absoluto. Al contrario, el objetivo es que la web funcione. Si el cliente no hace un buen trabajo, hay que ayudarle. Eso siempre será valorado y generará confianza, y la confianza es la semilla de una larga amistad. En este caso de una larga colaboración.

Una vez más, esperamos que esta información te sea útil, y como siempre te recordamos que puedes completarla escuchando nuestros podcast, cuyos enlaces adjuntamos a continuación.

Éste y todos nuestros posts los comentamos en las principales plataformas de podcasting. No te los pierdas.

Deja un comentario